Emocionante jornada de judo en CUBA con masterclass y torneo interno

El pasado sábado 12 de agosto vivimos una experiencia única junto a nuestros judocas

La mañana comenzó con la masterclass a cargo de los Senseis Leonardo Kohatsu y Pablo Pollarolo. Participaron tanto judocas como invitados, amigos y familiares. Desde los más jóvenes hasta los más experimentados, todos tuvieron la oportunidad de aprender y practicar con esta experiencia.

Luego de la clase, se realizó un torneo interno que puso a prueba a los judocas y les permitió conocer mejor sus habilidades en un contexto competitivo.
Este evento fue importante porque el equipo femenino de Judo del Club dijo presente, y reflejó la diversidad y talento que promueve el deporte.
Para cerrar la jornada disfrutamos del tercer tiempo organizado por el capitán y parrillero estrella, Carlos Mayol.
Agradecemos a todos los participantes, Senseis, amigos y familias por hacer de este evento una verdadera celebración del judo y la comunidad que formamos en CUBA.
¡Esperamos con entusiasmo el próximo encuentro!

 

A continuación compartimos tres testimonios de la experiencia de practicar judo en CUBA y la masterclass

A principio de año, tenía ganas de empezar un deporte nuevo. No se me ocurría cuál, hasta que mi hermano más chico, me recomendó el Judo.
Empecé sin saber mucho de qué se trataba, sin saber qué ropa tenía que usar, ni su historia.
Desde la primera clase quedé muy contenta y motivada a venir y seguir con el deporte.
Una de las cosas que más me gusta es que siempre hay cosas nuevas para aprender, y es muy espontáneo. Justo lo que estaba buscando.
No solo quedé contenta con la actividad como entrenamiento físico, sino también por sus valores y especialmente su comunidad. Me sentí cómoda desde el momento uno con todos mis compañeros. Me sorprendió un poco al principio, el hecho de que no éramos tantas mujeres, y es por eso que aspiro a poder hacer crecer nuestro grupo femenino. Igualmente, hacer judo con personas de distintos tamaños, me ayuda a enfrentarme a nuevos desafíos todo el tiempo.
Es un gran deporte, y lo super recomiendo.

Rocío Martearena, 17 años, judoka Juvenil.


Entré a judo para aprender defensa personal y hacer un deporte nuevo. Lo que me gusta es que la gente es amigable y te adaptan.

Marcos Machin, 11 años, judoka Cadete.


La foto de equipo refleja integralmente el espíritu de judo. Todas las edades, mujeres y varones, competimos para ganar, pero en un contexto de gran amistad donde el judoca también se entrega para que el contrincante aprenda. No hay combate que no termine con un abrazo entre los contendientes.
La presencia de los papás y mamás, que participaron en el segmento de defensa personal, testimonia el carácter educativo del judo, que nos enseña valores de honor, respeto, autocontrol y conocimiento más dominio de nuestro potencia. No por nada la UNICEF lo recomienda para el desarrollo integral de los niños y adolescentes.

Alejandro Zarich, 60 años, judoca del equipo de mayores.

 

Seguinos en instagram @cuba.judo

 

 

Galeria de fotos: 
Etiquetas: 

Su opinión nos interesa

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
2 + 1 =